Remedios naturales para los resfriados del invierno

 

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades indica que ante los cambios de temperatura de la entrada del invierno y el aumento de los resfriados en la población, no es apropiado comenzar a abusar de antibióticos que no terminan de mitigar los síntomas de la gripe, la bronquitis o la sinusitis, por ejemplo

Remedio naturales

 

Llega el invierno y con le entrada de la nueva estación, y los cambios de temperaturas pertinentes, comienzan a aparecer los primeros resfriados y catarros como consecuencia. Los medicamentos y antibióticos no van a ser la mejor ayuda para combatir estos primeros catarros,  resulta más efectivo acudir a las fórmulas y remedios caseros pensados en aumentar nuestras defensas rápidamente y eliminar en la medida de lo posible los síntomas.

Es difícil que nuestro médico de cabecera nos recete antibióticos si acudimos a él con un simple resfriado y, ante la opción de auto medicarnos con medicinas y restos de tratamientos anteriores, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades explica que esta medida puede resultar casi inútil, ya que los antibióticos no combaten las infecciones causadas por virus, como puede ser el resfriado, la gripe, la bronquitis, sinusitis o infecciones de oído. Por lo que no conseguiremos aumentar nuestras defensas, mitigar los síntomas o evitar el contagio en otras personas.

Las autoridades médicas desaconsejan también utilizar los típicos anticatarros, jarabes antitusivo y derivados, porque aunque no son antibióticos, son realmente innecesarios y se pueden sustituir por medios naturales y tradicionales que pueden resultar mucho más efectivos en una enfermedad que, al fin y al cabo, lo que necesita es tiempo de recuperación y que en la mayoría de los casos este tiempo no comprende más de cuatro o cinco días.

Por ello, desde Guía Azul de la Sanidad proponemos algunos remedios naturales cuya efectividad está más que probada en resfriados y gripe, con la idea de evitar el uso de medicamentos o antibióticos cuando el catarro no es excesivamente grave:

 

Agua con sal

Es muy efectivo para aliviar la congestión nasal, y es tan simple como hacer una mezcla de sal no yodada y agua no muy caliente de temperatura, y verter esta mezcla en pequeñas gotas en nuestras fosas nasales para después expulsar levemente los mocos. Se puede hacer de forma totalmente natural con un recipiente adecuado en casa o comprar unos dosificadores especializados que existen.

 

Infusión de miel y limón

Especialmente indicado para aliviar el síntoma del dolor de garganta. El agua tibia con limón y miel alivia tanto la irritación y las molestias relevantes de una infección de garganta. Calentar agua, añadirle el zumo de medio limón y unas cucharaditas de miel: Se puede beber en pequeñas dosis varias veces al día.

 

Zumo de naranja y otros alimentos con vitamina C

La vitamina C puede ser el primer aliado para subir nuestras defensas rápidamente, ya que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y evitar que los síntomas de la gripe empeoren. Además de zumos de naranja, se pueden tomar directamente piezas de frutas como la mandarina, el kiwi y algunas hortalizas como los pimientos, el brócoli, la coliflor o las espinacas.

 

Consumir ajo

La idea para que se totalmente efectivo es consumirlo crudo, pero también se puede añadir al gusto en lo que se cocina. Contiene sulfuro de dialilo, que es 100 veces más eficaz que los antibióticos para luchar contra la bacteria Campylobacter (una de las causas más comunes de infecciones intestinales).

 

Eucalipto y jengibre

El eucalipto es un gran descongestionante que se puede utilizar para dar un masaje en el pecho, aunque también se puede tomar en pastillas. Por su parte, el jengibre ayuda principalmente a sudar y eliminar las toxinas que empeoran nuestro resfriado, mediante un té hecho con una cucharada de jengibre fresco y agua.

 

Etiquetado , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *